viernes, 21 de agosto de 2020

EL ROMPECABEZAS DEL FRAUDE

Hidroxicloroquina: la narrativa de que no funciona es el mayor engaño en la historia humana reciente

Para aquellos que están angustiados por la pandemia, temerosos de morir, perder familiares o amigos, me gustaría informarles: soy portador de buenas noticias.



Por: Filipe Rafaeli

"No conozco a Trump ni a Bolsonaro", dijo Didier Raoult, profesor de enfermedades infecciosas en el IHU-Marsella, el 24 de junio, la Asamblea Nacional francesa, cuando brindó un testimonio para una comisión especial.

A partir de ese momento vi que el profesor había empezado a entender el agujero en el que se había metido y quiénes fueron los encargados de crear la primer ola  que lo revolcó.

Esta ola,  lo había colocado, por casualidad, como una pieza importante en el centro del tablero de ajedrez de la disputa geopolítica más feroz desde el fin de la Unión Soviética.

Además de la negación de conocer a Trump o Bolsonaro, que resulta divertida, donde Raoult intentó poner distancia de estos dos líderes dementes, el infectólogo denunció cosas graves: sufrió amenazas de muerte al poco tiempo de proponer el tratamiento del COVID-19 con hidroxicloroquina y azitromicina, dos medicamentos genéricos y baratos.

El personaje que formuló las amenazas fue encontrado: Resultó ser un médico. Trabaja en un hospital universitario de Nantes. Por cierto, fue la persona que recibió más dinero de Gilead, una gran empresa farmacéutica, en los últimos 6 años.

Aquí propongo armar, pieza por pieza, el rompecabezas de la que considero la mayor farsa de la historia moderna. No me preocupo por producir un texto breve. Contará con análisis, nuevos enfoques; y desde diferentes puntos de vista.


Todo esto tiene implicaciones científicas, médicas, políticas, geopolíticas, psicología de masas y de grupo. Con el escenario establecido, no es difícil predecir las cosas buenas y malas que sucederán en los próximos meses y años.

A lo largo del texto, el lector comprenderá lo más importante: la circunstancia de cómo se armó esta falsa narrativa. También se le dejará al juicio del lector, que concluya si el tratamiento propuesto por Didier Raout funciona o no.

Y también comprenderá cómo la mayoría de la clase científica norteamericana, de América Latina y Europa, regiones del mundo bajo una fuerte influencia de Estados Unidos, fue encausada a cometer un error increíblemente grave.

Además de los hechos y cifras, que van acompañados de enlaces externos, lo único que escribo son mis propias opiniones, basadas en los hechos, en primera persona, de cómo he visto al mundo enloquecer por completo frente a mis ojos.

No tengo miedo de firmar mi nombre al publicarlo, aunque sé que la casi unanimidad de los científicos brasileños están en contra de la aplicación de estos fármacos y repiten que “no hay evidencia científica” de su funcionamiento.

Y estoy seguro de una cosa que llamará la atención. El hecho de que tengo que dar ejemplos con una lógica increíblemente básica, como si estuviera hablando con niños, para explicar los hechos. Es necesario. La farsa ha ido tan lejos que necesito muchos ejemplos y analogías para mostrar el camino lógico.

Firmado, lo pongo a disposición pública para que, hoy o en el futuro, si mis análisis resultan incorrectos, hacerme responsable de las aseveraciones. Lo que aquí se establece no es una afirmación simple ni ligera.

En Febrero hay carnaval




Desde China y Europa llegaron informes de un gran número de muertos y ciudades enteras en cuarentena, con personas enclaustradas para impedir la transmisión del coronavirus.

En la calle superior de mi casa, en Atibaia, en el interior de São Paulo, a 60 km de la capital del estado, se llevó a cabo el carnaval.

Durante cuatro días, la música a todo volumen entró por mi ventana. No fui a la fiesta, cosa que hacía todos los años. La palabra tumulto ya me molestaba.

Esto fue a finales de febrero, justo antes de que la OMS - Organización Mundial de la Salud, declarara que estábamos en una pandemia global de proporciones apocalípticas.

Preferí seguir la guía de los científicos antes de las decisiones gubernamentales. Fui el primero en la ciudad en unirme al confinamiento voluntario.

Unos días después, seguía yendo a un bar. Pensé que el riesgo era bajo. En ambientes aireados, el riesgo es menor. Fue la última vez que fui a uno. Era barra libre, algo normal en nuestro clima tropical, donde la mitad de la gente está en la calle y la otra mitad dentro del establecimiento.

La ocasión era la despedida de un amigo músico. La samba y el jazz estaban en el repertorio. Lo habían contratado para ir a Australia, donde abordaría un barco de crucero. Sería uno de los espectáculos a bordo. Él estaba emocionado. Yo no quería desanimarlo, pero era extraño que la empresa siguiera confiando, hasta ese día, en que saldrían nuevos viajes, incluso con el caso Diamond Princess, ya conocido en ese momento frente a las costas de Japón.

Ya no saludé de mano a nadie. Evitaba los contactos cercanos, siempre me quedaba afuera y me lavaba las manos constantemente. Se rieron y lo encontraron extraño. Algunos me llamaron paranoico.

Pronto hice una mala predicción: que todos los bares estarían vacíos y cerrados en breve. Decidí no ir más a bares. No quería que las multitudes me molestaran. del mismo modo tampoco quería ser una broma para los demás. Nuestros gobiernos estatales y municipales aún no habían tomado medidas contra el virus.

En casa, me quedaba a leer, a seguir las noticias y publicaciones científicas que comenzaban a aparecer con frecuencia. Tengo la costumbre, saludable o no, de profundizar en la investigación y en los estudios de lectura cuando estoy interesado en un tema. No me gusta esperar y ver una u otra noticia, superficialmente, en los medios de comunicación.

La locura por ir a sitios de investigación médica para leer artículos surgió unos años antes. En 2016 me rompí un hueso en un accidente. me la pasé acostado tres meses, con poca movilidad, sin beber, y con un iPad en la mano, leí todos los estudios que trataban sobre el tema de fracturas y lo que se relacionaban a mi recuperación, hasta el punto que, en una charla, poco después, con un profesor de ortopedia en una importante facultad de medicina. ,me dijo que nunca había visto a un paciente saber tanto sobre su problema. “Este señor estudió más que mis alumnos”.



Pieza 1: aparece la solución de hidroxicloroquina


17 de marzo de 2020

El estudio apareció en Internet. Tenía este gráfico impresionante. Las personas que tomaron hidroxicloroquina con azitromicina, un antibiótico, tuvieron una recuperación espectacular y rápida.



Al quinto día, los seis pacientes que recibieron la combinación ya no tenían el virus. La noticia fue tan buena que me puse a averiguar de dónde venía.

Las diferencias entre las otras dos líneas, el de control y los que solo tomaron hidroxicloroquina, eran sumamente marcadas.

Los que realizaron el estudio ni siquiera esperaron a terminar. Al sexto día ya habían publicado estos datos preliminares.

Varios científicos firmaron el estudio, pero el principal fue Didier Raoult, de Marsella, en el sur de Francia. me puse a leer y rápido me percaté que no era un aventurero cualquiera.


Pieza 2: Didier Raoult es el principal especialista en enfermedades transmisibles del mundo



Didier tiene casi 3.000 artículos en Pubmed. Este es un número apabullante.

Según el sitio web Expertscape, que hace estadísticas sobre los estudios publicados en los últimos 10 años por especialidad, Raoult es el número uno del mundo en enfermedades transmisibles.

Además, ganó varios premios otorgados por la comunidad científica, como el del Instituto Nacional de Investigación Sanitaria y Médica, en 2010, y el del Instituto de Francia, en 2015

Este segundo premio no es un premio cualquiera, como los de las ciudades del interior que realizan concursos en Internet para los médicos más solidarios del servicio público. Es un premio en efectivo. de 200 mil euros.

El profesor Didier Raoult también recibió condecoraciones del gobierno francés. Es, desde 2015, comandante de la Orden Nacional del Mérito, y desde 2011, Oficial de la Legión de Honor. Uno de ellos es otorgado por el Presidente de la República del país. Y todos sabemos que Francia no es una república bananera. No recompensan a imbéciles.

Con una carrera brillante como esta, decidí seguirlo de cerca. Los resultados eran demasiado alentadore como para dejarlos pasar.



Pieza 3: al segundo peor aliado del mundo le gustó la idea


https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1241367245143642113?s=20


21 de marzo

Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, es todo menos simple. Cuatro días después de la publicación, apareció en la televisión y utilizó el estudio de Didier Raoult para confrontar a los científicos estadounidenses. Estos por su cuenta no escatimaron críticas por la mala conducción de los esfuerzos contra la pandemia. El presidente respondía de frente. Trump es una metralleta rotatoria torpe. Solo para dar dos ejemplos, sobre la pandemia, había dicho que la gripe común era peor. E increíblemente fue tan lejos como para decir que el coronavirus fue una farsa del Partido Demócrata.

En su trayectoria siempre ha alimentado el desdén por la ciencia y los científicos. Dice, por ejemplo, que no cree en el calentamiento global.

Pero una cosa siempre ha sabido Trump: su política de confrontación agrada a su base estúpida, cada vez más radicalizada, que para defenderse del coronavirus, en lugar de evitar aglomeraciones, hace cola para comprar armas.

¿Cómo puede alguien que actúa y piensa de esta manera dar instrucciones de cómo debería ser la solución a una pandemia?

Por supuesto, la comunidad científica norteamericana se sintió desatendida y, con el choque, disminuida. Ellos reaccionaron.

Pieza 4: la primera desgracia de la hidroxicloroquina


En su anuncio, Trump dió el nombre de la medicina. Y la hidroxicloroquina, desafortunadamente, no necesitaba receta médica.

¿Que pasó? Una estampida a las farmacias. Nada sorprendente.

Se consultó a expertos. Estos advirtieron que todos debían tener cuidado con los efectos secundarios.

A continuación, Los reporteros se pusieron a investigar si Trump tenía conexiones con los fabricantes de hidroxicloroquina. Descubrieron que sí había un nexo.

Así se empezó a armar una narrativa para ensuciar en la opinión pública el nombre del medicamento.

Pieza 5: los científicos estadounidenses piden calma

El estudio de Didier Raoult fue preliminar. La atención se centró, en ese momento, en los seis pacientes tratados con hidroxicloroquina y azitromicina que tuvieron una reducción viral abrupta. El Dr. Anthony Fauci, médico y líder del grupo de trabajo sobre coronavirus en los EE. UU., Tomó la iniciativa. Pidió prudencia.

Hoy en día, cualquier persona razonablemente bien informada sabe lo que es un estudio científico completo e impecable, el llamado "estándar de oro de la ciencia": es aleatorio, controlado, doble ciego, revisado por pares y publicado en una prestigiosa revista científica. Era la clase de Fauci.

Pieza 6: Bolsonaro, el títere y fan de Trump, repitió la solución



Jair Bolsonaro, un político de extrema derecha, es un nostálgico de la dictadura brasileña (1964-1985).

Tiende a elogiar a los torturadores de esa época, quienes además de ser violadores, metían ratas vivas en las vaginas de los estudiantes universitarios. Bolsonaro, comportándose como un psicópata, elogia a estos torturadores.

Esta aberración política solo fue elegido presidente de la república debido a una elección fraudulenta que tuvo lugar en 2018, donde el líder en las urnas, Lula da Silva, exsindicalista, expresidente, patriota y reconocido mundialmente, de centroizquierda, fue arrestado en un proceso fraudulento, para evitar que presentara su candidatura.

Lula siguió encabezando las encuestas incluso después de ser arrestado. La ONU incluso exigió que se le permitiera postularse y que tuviera un juicio justo. El sistema judicial brasileño, comportándose como el de una república bananera, ignoró la orden, a pesar de que el país era signatario de acuerdos internacionales relacionados con los derechos humanos.

Esta elección, además de repetir en Brasil las mismas técnicas de fake news utilizadas en Estados Unidos, que favorecieron la elección de Trump, se produjo apenas dos años después de un golpe de Estado en el país. Este golpe sacó a Dilma Roussef, del partido de Lula, de la presidencia, y también fue apoyado por nuestro sistema judicial elitista.

La historia de este golpe fue retratada espectacularmente por la cineasta Petra Costa en su documental “The Edge of Democracy”, finalista al Oscar 2020 y disponible en Netflix.



Pronto se comprobó que en este golpe, así como en el anterior de 1964, se contó con la participación de Estados Unidos. Esto es tradicional y normal en todos los golpes de estado en la historia de América Latina. Si no hubiera participación de ellos, esa sería la excepción. Y estas son maniobras siempre destinadas a poner en el poder a títeres, plegables a los intereses económicos norteamericanos.

Además, este golpe era bastante predecible que ocurriría, después de todo, Brasil fue el país del globo que más petróleo descubrió en la última década. Recurso natural que siempre provoca la codicia estadounidense.

Y este gobierno entreguista y fascista, además de tener miembros que copian los discursos de Josef Goebbels, tiene una larga historia de ataque a la ciencia brasileña, con el objetivo de debilitar a la nación en su conjunto.

El gurú del gobierno, un autodenominado 'filósofo astrólogo', el señor Olavo de Carvalho, admirado por Bolsonaro, cree que la tierra es plana y que la epidemia de coronavirus no existe.

No se detiene ahí. Este gobierno designa, para cargos científicos, a defensores del creacionismo. El canciller Ernesto Araújo, cuyo padre formó parte del gobierno de la dictadura anterior y dificultó la extradición de fugitivos nazis de Alemania,  Araújo cree que el calentamiento global es un complot marxista.

Este ministro declara de la posibilidad de invasiones alienígenas de Alfa Aentauri.

Es un gobierno anti-ciencia. Despiden a los científicos cuando divulgan datos sobre la destrucción de la selva amazónica de forma acelerada.

Además de todo esto, Bolsonaro, al ser consultado por un periodista sobre las muertes por la pandemia, respondió: “¿Y qué? No soy sepulturero ”. Y ha estado constantemente en contra de lo único que es el consenso absoluto en el mundo científico. Promueve las aglomeraciones y llama al COVID-19 una pequeña gripe.

En este contexto, Bolsonaro, que incluso es retratado en el Financial Times, como "mucho más estúpido que Trump", repitió, como un loro, la solución que Trump decidió apoyar.

No es de extrañar para alguien que, al encontrarse con el presidente de los Estados Unidos, dice "te amo", siendo despreciado por él mismo y por casi todos los derechistas norteamericanos, excepto David Duke, un supremacista blanco del Klu Klux Klan, quien lo adora.

¿Cómo puede un gobierno como este atreverse a guiar la conducción del tratamiento para COVID-19?

Pieza 7: el sesgo de confirmación


Sir Francis Bacon
Uno de los primeros en explicar este efecto psicológico fue Sir Francis Bacon, un filósofo británico.

"El entendimiento humano cuando ha adoptado una opinión (ya sea como la opinión recibida o como si fuera agradable por sí misma) atrae todo lo demás para apoyarla y estar de acuerdo con ella".
- Francis Bacon. 

El sesgo de confirmación le sucede a todos, incluidos los especialistas, según Daniel Kahneman, premio Nobel, en su libro “Rápido y lento”.

Me mantuve fuera del sesgo de confirmación negativa. Cuando vi a Trump anunciando el estudio de Didier Raoult, tuve un sesgo positivo y concluí que el estudio era realmente bueno. “Por primera vez en su vida, este idiota escucha a un científico de renombre”, pensé.

Lo mismo ocurrió cuando Bolsonaro repitió a Trump. “Incluso un reloj parado muestra la hora correcta dos veces al día”, reflexioné.

Pero sí, Didier Raout tiene mala suerte. Tenía a los dos peores aliados del mundo.

Quien iba a bares, fiestas y no estaba en cuarentena, y se enteró de los estudios de hidroxicloroquina por boca de Trump o Bolsonaro, junto con las refutaciones de Fauci, automáticamente les quitaba peso y autoridad .

Después de todo, de estas bocas, lo normal es que salga mierda.

Pieza 8: Didier Raoult es atacado


Didier Raoult
Además de las explicaciones de los efectos secundarios y las fuertes críticas por no ser el "estándar de oro" de los estudios sobre medicamentos, comenzaron a aparecer artículos extremadamente negativos para la reputación de Didier Raoult.

El sitio web "For Better Science" se convirtió en uno de los más virales. Se inició una campaña de difamación masiva. "Doctor mago" era uno de los títulos. Rápidamente se tradujo al portugués y se publicó en el sitio web de Nassif, de gran difusión en Brasil.

Los textos abordaban varias cosas, pero una me llamó la atención: una historia de fraude en los estudios científicos firmada por Didier.

Encontraron al menos cuatro estudios con imágenes de microscopio alteradas por Photoshop. Pero el número total de estudios, casi 3 mil, no eran cuestionables.

Además, cargos con temas escabrosos, como acoso sexual, intimidación de estudiantes, influyentismo  e imposición de horas extras no retribuidas. El artículo contenía el testimonio de personas perjudicadas que rompieron con el infectólogo.

El acoso no era imputable directamente a Didier, sino de que habría encubierto hechos sucedidos en el instituto que dirige.

Además de los estudios alterados, ya comprobados, el resto, probablemente, todo debe ser cierto. Al menos es creíble. Didier acusa a uno de sus alumnos por las alteraciones en las imágenes. Creo que bajo la presión de ser uno de los institutos más productivos del mundo, la actitud displicente de un estudiante al respecto puede ser hacer de esta defensa algo comprobable.

Sobre el acoso, Didier dio la peor respuesta posible, en ese momento, a la prensa: "Gracias por describir este lugar como un burdel, instalaré una máquina de condones".

Sin embargo, creo que con tal intensidad de escrutinio, absolutamente nadie sale libre de culpas. Pero para quienes recibieron la noticia por parte de Trump y Bolsonaro, la etiqueta de "farsante" se le adosó a Didier con facilidad, como efecto del sesgo de confirmación negativa.

Yo todavía esperaba ver los resultados y fui a averiguar sobre el sitio web del instituto y su twitter. Con artículos tan pesados, si Didier no hablaba, se demostraría que su estudio era una fabricación.

En sus respuestas, Didier Raoult cometió un error de comunicación básico. En el canal de youtube del instituto, en lugar de estar en el centro de una mesa, con varios investigadores, al fin y al cabo, el estudio estaba firmado por varios científicos, él apareció solo. No pudo mostrar el apoyo de su equipo.

Pero comencé a prestar atención. En una de las entrevistas, en relación a los fuertes efectos secundarios, afirmó que le daría las drogas a su propia madre. Acerca de no ser aleatorizado, hizo una analogía con el paracaídas. Dijo que no es necesario arrojar a 20 personas de un avión, diez con paracaídas y diez sin, para concluir que diez personas morirían.

Las explicaciones tenían sentido para mí, después de todo, en Europa, la tasa de muerte promedio entre los infectados fue de aproximadamente el 15% de los pacientes.

Y agreogo un dato curioso: los artículos de "For Better Science" aparecieron en Google, antes que la página de Didier en Wikipedia.

Pieza 9: "Cura milagrosa". Didier Raoult es desacreditado en el New York Times, el periódico más influyente del mundo




"Cura cuestionable", decía el texto del NYT. "Conmocionó a los científicos de todo el mundo", evaluaron. Además, llamaron a lo que él propuso "una cura milagrosa". Escucharon a otros expertos sobre su reputación e hicieron una conexión política con Trump.

Unos días después, un médico estadounidense, James Todaro, comentaba en su twitter:
Oh sorpresa ... los tres "destacados médicos franceses" citados criticando el trabajo de Raoult están en el consejo asesor de Gilead o reciben financiacimiento de Gilead.

¿Y cuándo llegaría -o nó- la confirmación?

La evolución de COVID-19 está bien documentada. No es similar al SIDA, donde el paciente puede morir en seis meses o 20 años.

La gran mayoría de las personas incuban el virus durante seis días. Poco después, presentan síntomas y en otra semana o 10 días, alrededor del 5% de los pacientes sintomáticos se agravan (el número varía ligeramente). De los graves, intubados, aproximadamente la mitad muere.

Ahora piensa conmigo. Vayamos a una lógica muy básica.

Te quedas en un foco de pandemia, le das el medicamento a 100 personas que ya tienen síntomas, si en 15 días, del total, solo uno o dos necesitan ser intubados, el medicamento funciona y tenemos pruebas.

Es simple. Ni siquiera tienes que esperar para ver si los intubados murieron, ¿verdad?

No necesita un grupo de control, revisión por pares, doble ciego o publicación en una revista de renombre.

Solo necesitas contar correctamente el número de pacientes intubados.

Por tanto, era sólo cuestión de dos semanas más y el tratamiento se confirmaría o no. Alguien lo haría.

Muy lógico. ¿Alguien tiene alguna pregunta?


Pieza 10: "Cura milagrosa". El primer médico de Estados Unidos, confirmando, entra en escena, pero no funcionó.



Junto a Nueva York, apareció en escena un médico, Vladimir Zelenko. Afirmó, unos días después, que ya había tratado a algunas personas con hidroxicloroquina y azitromicina, el protocolo de Didier. añadiendo un elemento más al cóctel: el Zinc.

Y dio un paso importante: dio a conocer su protocolo de tratamiento en una carta a los médicos.

https://twitter.com/zev_dr/status/1255347891293609984?s=20


La historia del New York Times sobre su historia decía que no estaba viendo a los pacientes personalmente, sino a través de  su equipo de médicos.

Esto, porque debido a un cáncer reciente, Zelenko solo tiene un pulmón. pertenece al grupo de riesgo para Covid-19. Prudente, permaneció en su casa, aislado.

El artículo del periódico, además de fotografiarlo fuera del ambiente hospitalario, sin estar vestido de blanco, colaborando involuntariamente con la semiótica, desarrolló una narrativa política. Zelenko es partidario de Trump. "El simple médico del país se convierte en una estrella de la derecha", dijo el diario.

Además, encontraron memes en su facebook atacando a Hillary Clinton, candidata demócrata en las últimas elecciones presidenciales. "El tratamiento de Zelenko llegó en un momento útil para Trump y sus partidarios de los medios, quienes a veces parecían más interesados en discutir curas milagrosas que en hablar de retrasos o escasez de seguidores", dijo.

el empezó a hablar de resultados. A fines de marzo, ya había tratado a 200 pacientes, con solo seis hospitalizados, dos intubados y cero muertes. Su protocolo de tratamiento era precoz, aplicándose antes de que la enfermedad empeorara, emulando los resultados de Raoult. Sus cifras, en comparación con la tasa de mortalidad entre los estadounidenses infectados, fueron alentadoras.

Sin embargo, dentro de la narrativa oficial cifras como estas no son confiables. son  "un caso anecdótico". Habla sólo un médico que trata a los pacientes. Y en su caso, desde su casa.

Los científicos explicaron que los casos anecdóticos no tienen valor. Yo estuve de acuerdo. El argumento es bueno. Después de todo, si el paciente muere, es otro médico quien firma el certificado de defunción.

Me sirvió un poco, que estaba tratando de creer, con un sesgo de confirmación positiva, que funcionó.

Para aquellos que tenían en mente la regla de oro de la ciencia, la aleatorización, el control, el doble ciego, el sesgo de confirmación seguía siendo "no científicamente probado", con razón.

Pero me planteó una pregunta: ¿mentiría sobre los muertos por ser un fanático de Trump, para ayudarlo?

Podría ser. El artículo mencionaba la fuerte religiosidad de Zelenko, un tema siempre relacionado con políticos de extrema derecha, como Trump.

¿Sería posible que Didier Raoult estaba completamente loco, que estaba destrozando una brillante carrera con una mentira gigantesca; y que Zelenko entró en la misma alucinación?

Sí, era una posibilidad.

No es raro que los hombres cometan un gran error por pasión.

Necesitaba, entonces, una confirmación con más credibilidad: un hospital aplicando esto. Pero una situación en la que los mismos médicos que prescriben los medicamentos firman certificados de defunción si el paciente fallece.

Creo que la gente puede inventarse historias de curación por fama o fanatismo político, pero todo tiene un límite.

La falsificación de certificados de defunción conlleva la cárcel en cualquier país mínimamente civilizado.

Pieza 11: "la cloroquina puede ser incluso más peligrosa que el propio virus"


Lo que comenzó como una alerta de automedicación pronto se convirtió en un monstruo grande y amenazador.

Uno de los canales que suelo seguir en YouTube brasileño es Pirulla. Lo conozco desde hace muchos años. Pirulla es científico, paleontólogo y realiza videos sobre diversos temas.

Él "traduce" la ciencia a un lenguaje accesible para todos. Su predilección es por los temas nerd, como los dinosaurios, pero ya ha hecho grandes aportes al debate político brasileño, como cuando desmanteló la teoría creacionista, que siempre intenta invadir el debate público.

Carismático, es uno de los divulgadores científicos más influyentes de América del Sur. Cada uno de sus videos tiene más de 100 mil visitas.

Uno de sus videos más destacados fue cuando decidió pelear contra el gurú del gobierno, Olavo de Carvalho, mentor intelectual de Jair Bolsonaro, quien en otro día común de trastorno mental, dijo que Pepsi hacía edulcorantes con fetos abortados.

Y Pirulla, influenciado por los medios de comunicación y siguiendo el pensamiento del rebaño, produjo un video “Cloroquina lo que sabemos”.

Sus opiniones son un reflejo de toda la clase científica brasileña. Es sensacionalista y con un nivel de estudio vergonzosamente primordial para cualquiera que se proponga explicar algo científico.

Sin embargo, al escuchar informes de personas que toman este medicamento a diario, comencé una investigación. Nada difícil para una droga que tiene casi 70 años.

Usted, el lector, probablemente bombardeado con este discurso, se sorprenderá ahora:

"Puedes tener una absurda pérdida de visión, tal vez incluso ceguera", dijo Pirulla en su video.

Este estudio, publicado en Pubmed en 2019, detalla cómo el 0,68% de las personas que toman hidroxicloroquina durante 5 a 7 años pueden desarrollar visión parcial borrosa. Sí, eso es correcto.

Debe tomarlo durante al menos cinco años para tener un riesgo de 0,68 de visión borrosa. Y nadie estaba ciego.

¿Quieren más? ¿Sobre el mismo tema de la "ceguera"? Venga.

Este estudio de 2003 dice que la toxicidad retiniana debida a la hidroxicloroquina no se observó en ninguno de los 526 pacientes durante los primeros 6 años de tratamiento.

Si. Antes de seis años continuos. No hay problema.

"La cloroquina puede causar problemas cardíacos. Puede causar insuficiencia cardíaca. Esto ya se ha observado. Es raro, pero ya se ha observado", dijo Pirulla.

En este estudio publicado por la OMS - Organización Mundial de la Salud, en 2017, dice que para la cloroquina y la hidroxicloroquina, cuando se usan en dosis normales (y duración) del tratamiento de la malaria, similar al protocolo de Didier Raoult para COVID-19, nunca hubo un caso de arritmia cardiaca.

Nunca.

¿Quieren saber más?

Existe este estudio de 2013. Él dice que el riesgo cardíaco es una condición extremadamente rara que se correlaciona con las mujeres mayores (mayores de 50 años) que tienen problemas cardíacos preexistentes, inflamación reumatoide crónica y enfermedad renal crónica. Y que han estado medicándose con hidroxicloroquina durante más de diez años.

Si. Debe tomarlo durante más de 10 años y a partir de entonces tiene problemas cardíacos.

¿Quieres volverte completamente loco ahora? Yo te ayudare.

Este estudio de 2018 informa que la hidroxicloroquina reduce las posibilidades de riesgos cardiovasculares.

Así es. No lastima al corazón. por lo contrario, le hace bien.

Sin embargo, COVID-19, por sí solo, presenta riesgos para el corazón. Eso es lo que dice este estudio. Por lo tanto, la hidroxicloroquina, en lugar de aumentar los riesgos cardíacos, en realidad puede estar reduciendo los riesgos.

¿Quieren más?

Existe una creciente evidencia de que COVID-19 causa complicaciones trombovasculares fatales. Se ha demostrado que la hidroxicloroquina es tromboprotectora, reduciendo la trombosis en un 68% en pacientes con lupus. El tratamiento temprano con el medicamento puede prevenir la trombosis en COVID-19. Eso es lo que dice este estudio de 2010.

Pero no se detiene ahí, hay mas.



Este es un documento del CDC - Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, una agencia de EE. UU. Es una guía.

En él se asegura que el medicamento se puede recetar a adultos y niños de todas las edades. También pueden tomarlo de forma segura las mujeres embarazadas y las mujeres que amamantan. Y se puede recetar, créame, de forma preventiva.

¿Ahora quieres saber algo divertido? les cuento...

La hidroxicloroquina tiene 65 años de patentada. Se recetan 5 millones de dosis al año.

Por otra parte Wikipedia descubrió muchos efectos secundarios nuevos, los "efectos secundarios" en su artículo pasaron de contener 345 a sumar 440 palabras. La palabra "Sobredosis" pasó de 33 menciones a 201 y el término "contraindicaciones" pasó de 0 a 41 palabras.

Viendo estas opiniones de "científicos" que no estudian, y leyendo los estudios, tomé una decisión: seguiría investigando el tema para estar al día de las noticias. No se puede confiar en nadie.

Definitivamente, decir que “la cloroquina puede ser más peligrosa que el propio virus”, como decía Pirulla, es paranoia o trabajo de aficionado.

Pieza 12: Didier Raoult es un "charlatán"

Pirulla, probablemente no puesto en cuarentena a mediados de marzo, al ver la explicación de Anthony Fauci del estándar de oro de la ciencia y después de leer las historias de "For Better Science" y el perfil de Didier en el New York Times, solo pudo llegar a una conclusión: "él es un loco o charlatán".

Trazó un paralelo con otra historia. Un caso famoso en Brasil: la fosfoetanolamina. Era "la píldora contra el cáncer". Otros divulgadores científicos iban en la misma dirección.

Fue un caso interesante. Hace unos años, un profesor de química afirmó haber descubierto una cura para el cáncer de todo tipo. Esto se convirtió en una discusión nacional. Unicamp, una prestigiosa universidad brasileña, publicó un editorial diciendo que debería ser un caso policial.

Es una coincidencia para reforzar el sesgo de confirmación negativa. El oscuro Bolsonaro, que pasó 28 años como diputado federal defendiendo la dictadura, solo tuvo dos proyectos aprobados en su nula carrera como diputado, uno de los cuales fue precisamente la fosfoetanolamina.

La pregunta que te hago, lector: ¿es justo comparar a Didier Raoult, con 3000 artículos en Pubmed, inventor de varios otros tratamientos ya establecidos, director de un instituto con ochocientos subordinados, premiado entre sus pares y por el Presidente de la República? de Francia, con un oscuro profesor de química que afirmaba haber encontrado una cura para el cáncer?

No. No es una comparación honesta.



“El Remdesivir ya había sido probado in vitro, contra el primer SARS, allá por 2002,  y había dado resultados muy prometedores, y ahora este año ya se ha probado al menos una vez in vitro”, dijo Pirulla en su video, sobre otras opciones de tratamiento para COVID-19.

¿No es curioso que él y otros científicos clasificaran un ensayo clínico con resultados prometedores como charlatanería y, poco después, pusieran todas sus esperanzas en un fármaco con solo pruebas in vitro?

Pieza 13: Didier Raoult entra en juego y comienza a robar cartas.

1 de abril

calificado de farsante, loco y con una avalancha de noticias de efectos secundarios mortales, el profesor Didier Raoult hizo lo que yo esperaba que hiciera: comenzó a entrar al debate.

Si fuera un farsante o si su estudio fuera terriblemente erróneo, probablemente se quedaría callado. abandonaría el escenario.

Una de las primeras cosas que hizo fue publicar, en su instituto, un protocolo de seguridad, para aplicar su tratamiento, por parte de otro profesor e investigador.

No estaba tan loco, después de todo, otros científicos importantes lo apoyaban, pensé.

Pieza 14: Didier Raoult gana fuertes partidarios en la comunidad científica

abril 2



"Estamos siendo testigos de una multiplicación imaginaria en el número de efectos secundarios en los últimos ocho días", dijo Christian Perrone, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Raymond Poincaré de Garches, en Francia.

Especialista en la enfermedad de Lyme, Perrone fue presidente de la comisión especializada en enfermedades transmisibles del Consejo Superior de Salud Pública de Francia.

"Se debe tener cuidado, especialmente en personas con problemas cardíacos y, más específicamente, en los ancianos que toman varios medicamentos simultáneamente. Este tratamiento debe realizarse bajo supervisión médica, respetando la dosis. En cuanto a los problemas de retina, solo pueden ocurrir después de tomar dosis muy grandes durante varios años ”, dijo.

Perrone concluyó su entrevista con algo que sospechaba que podría estar sucediendo: "El asedio  que sufrió Didier Raoult también está vinculado a choques de egos", dijo.

Pieza 15: personas más importantes, como un exministro de salud francés, deciden apoyar el tratamiento. Didier definitivamente no es un impostor.

abril 7

En Le Figaro, el ex director científico del Instituto Nacional del Cáncer, el ex presidente de la Autoridad Nacional de Salud de Francia y el ex director general de la Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos, recomendó aplicar el protocolo de tratamiento desarrollado por el profesor Didier Raoult tan pronto como aparecieran los primeros síntomas. de covid19.

Pieza 16: El presidente Emanuel Macrón  visita un hospital en Marsella




Abril 10

Fue entonces cuando descubrí que este no es un centro de investigación cualquiera. Se  realizan pruebas en 4.000 muestras al día, en Francia, para rastrear la pandemia. Con estas cifras, era quizás el centro de investigación mejor preparado del país para hacer frente a la pandemia.

Y un detalle más importante. Allí daban tratamiento a los pacientes.

Pieza 17: el primer estudio confirmando la eficacia de la hidroxicloroquina

10 de abril

Era de China. 62 pacientes fueron tratados en el Hospital Renmin en Wuhan. El tratamiento fue de 5 días con hidroxicloroquina (400 mg) y sin azitromicina.

Fue un estudio aleatorizado. Los cuatro pacientes que progresaron a neumonía grave estaban en el grupo de control.

Al ser un estudio controlado y aleatorio, proveniente de la China comunista, concluí que era el fin de la politización de la droga. Ya no sería una bandera de extrema derecha. Y pensé que las críticas por "descuido", ahora se resolverían, porque esto es aleatorio.

Pero no salió a la luz en los principales medios de comunicación.

Pieza 18: Didier Raoult decide golpear la mesa con martillo

11 de abril

La tensión creció, la narrativa del "charlatán" no amainaba, ni en los grandes medios, ni entre los científicos. El profesor Didier Raout dio un paso importante para explicar al mundo que su tratamiento funcionaba.

Comenzó a publicar, en el sitio web de su instituto, el recuento diario de pacientes tratados con su combinación de medicamentos y cuántos fallecieron.

Hubo una observación: eran pacientes que no llegaron lo suficientemente graves y que los médicos pudieron aplicar los medicamentos durante al menos tres días.

Desde el principio, los muertos siempre han permanecido en aproximadamente el 0,5% de los tratados.

La publicación diaria fue una hecho importante para garantizar la veracidad de los datos. Con eso, Didier eliminó las sospechas de ser un "estafador" con la que lo etiquetaron a nivel mundial

Esto tiene una lógica exageradamente simple, pero en medio de esta locura generalizada, me encuentro en la necesidad de explicar, en detalle, como si estuviera hablando con niños, no con adultos, científicos y médicos.

Sigue el análisis conmigo.

Con estos  números ya publicados, bastaba esperar 15 días y tendríamos una confirmación si el tratamiento funcionaba o no.

Las opciones son las siguientes: o tendríamos una rebelión de subordinados con despidos masivos, o todos estarían completamente delirantes, siguiendo a un líder loco, y todos serían arrestados pronto.

Las personas incluso corren el riesgo de ser arrestadas cuando hay mucho dinero de por medio. Pero la hidroxicloroquina es un medicamento genérico, que cuesta menos de $ 10 por paciente, además de ser fabricado por cientos de laboratorios en todo el mundo, incluso en África. No existe un centro de sobornos para científicos. No puedes coincidir con todos.

Piensa conmigo.

Póngase en el puesto de médico que trabaja en IHU-Marseille:

Soy médico, trabajo con Didier, cambiaré los certificados de defunción, que es un delito en cualquier país mínimamente civilizado, ¿a riesgo de ser arrestado, perder mi título de médico, solo para que mi jefe aparezca en las portadas de las revistas? ¡No, joder!

Cambiar una imagen de microscopio en Photoshop es una cosa, pretender que nadie murió en su hospital, alterar los certificados de defunción o crear un cementerio subterráneo para esconder cadáveres, y presentar buenos resultados, es otra cosa.

Solo es posible creer que estos números son falsos si se puede imaginar este diálogo entre dos médicos en Marsella, como creíble:

- ¿De qué murió?
- Atropellado por un autobús.
- ¿Y éste?
- Accidente de bicicleta. Estaba sin casco.
- Sin casco, genial. ¿Y este otro?
- Resbaló en el baño.
- ¿Y esos otros cinco?
- Desaparecelos, de lo contrario la gente comenzará a sospechar.

No hay lógica.

Pieza 19: otra historia de éxito, pero la politización de la medicina ha aumentado

10 de abril

Robin Armstrong, director médico de un asilo de ancianos en Texas, EE. UU., Al descubrir que gran parte de los internos estaban contaminados con el coronavirus, recetó hidroxicloroquina a sus pacientes.



En el título de la historia de NPR, que cubría el caso, la aplicación era "desconcertante".

Robin dijo que las drogas eran seguras. "Contrariamente a la afirmación de Armstrong de que la hidroxicloroquina prácticamente no tiene efectos secundarios, se sabe que el medicamento tiene graves efectos negativos para la salud", advirtió el texto.

Ahora pongamos las cifras de otro asilo de ancianos para comparar:

Residencia de ancianos de Washington (Kirkland): sin hidroxicloroquina, 35 muertes en 120 residentes.

Hogar de ancianos de Texas: tratamiento con hidroxicloroquina, 1 muerte en 135 residentes.

Entre los pacientes y el personal, Robin encontró 87 casos positivos. Entre los ancianos, 38 fueron positivos. Una muerte es el 2,6%.

La tasa de mortalidad promedio entre los infectados en hogares de ancianos en los EE. UU. Es del 27%.

Para politizar el tema, pronto se publicó que el médico tenía vínculos con el partido republicano de Trump.

La baja tasa de mortalidad no le cayó bien a los medios. En un sitio web que tiene como objetivo discutir la ética en la investigación médica, preguntaron si Robin Armstrong estaba cometiendo un abuso de los derechos humanos. En el principal diario de Houston, la capital del estado, un editorial acusó al médico de traspasar la línea ética.

Los médicos de Kikland no cruzaron la línea ética ni abusaron de los derechos humanos. Con 35 muertes, fueron impecables en buena medicina. Robin Armstrong, reduciendo las muertes en un 90%, no. Hizo todo mal.

"Esto es realmente desconcertante", dijo la química farmacobióloga Katherine Seley-Radtke, sobre la aplicación de los medicamentos.

Los funcionarios estadounidenses pronto llevaron el asunto ante la justicia. Pidieron la prohibición de los "experimentos médicos" con los ancianos, para mantener la tasa de mortalidad en un 27%.

Y una coincidencia: Seley-Radke, presidente electo de la Sociedad Internacional de Investigación Antiviral, fue consultor de Gilead.

También lo encuentro desconcertante.

Pieza 20: salió un estudio que yo estaba entusiasmado de ver, el caso de Prevent Senior, en São Paulo

18 de abril



Unos días después del anuncio del estudio de Didier Raoult, Prevent Senior, un proveedor de seguros de salud en São Paulo, anunció que ya tenía los medicamentos y que aplicaría el protocolo de Marsella a sus pacientes.

También anunciaron que producirían un artículo científico para difundir los resultados.

Estaba emocionado de saberlo. Sería el lugar ideal para tener confirmación. A diferencia de Zelenko, en Nueva York, y Robin Armstrong en Texas, que podrían estar mintiendo por pasión política, sin demasiadas consecuencias, no habría un caso anecdótico, después de todo, con pacientes muriendo, tendrían que firmar los certificados de defunción.

Nunca había oído hablar de Prevent. Lo supe exactamente durante la pandemia, por el anuncio del tratamiento y por las críticas de Mandetta, el ministro de Salud en ese momento.

En cierto momento, al inicio del COVID-19 en Brasil, Prevent Senior concentró el 60% de las muertes en São Paulo, debido a su plan de salud enfocado a los ancianos, mayores de 60 años, principal grupo de riesgo de enfermedad.

Y es una empresa gigante. Tienen una cartera de 470 mil clientes. Es el 25% de los ancianos en São Paulo. Son dueños de varios hospitales y se habían convertido en un caso en universidades de todo el mundo por poder hacer un plan de salud más económico que los convencionales, precisamente para personas mayores.

El secreto, dicen, es el uso de la tecnología, la teleasistencia y la rapidez para los exámenes y procedimientos médicos, no dejar que los clientes se pongan graves -y costosos- para iniciar los tratamientos.

Uno de los primeros reportes desde allí decía que la propia madre de los dueños del operador había recibido el tratamiento, generando confianza y ahuyentando las habladurías de efectos secundarios fatales.

Antes de publicar, los médicos ya estaban dando entrevistas, donde no podían hablar de los resultados, pero la sonrisa en sus rostros, y su buen ánimo, eran innegables.

Cuando se publicó el estudio tenía este gráfico:



El resultado final haciendo el recuento de cuantos pacientes debían ser internados y cuantos se aliviaban.

Para los pacientes que administraron los medicamentos menos de 7 días después de los primeros síntomas, solo el 1,17% necesitó ser hospitalizado. De los que recibieron medicación tras una semana de síntomas el 3,2%, y de los que no quisieron recibir tratamiento, el 5,5% necesitaron ser hospitalizados. Muy buena prueba de la eficacia del tratamiento.

En ese momento, ya había una histeria colectiva masiva por los peligros fatales de la hidroxicloroquina, y parte de los clientes, temerosos, no aceptaron la medicación. Se convirtieron así en el grupo de control.

Tenían un método interesante. Como no hubo muchas pruebas en Brasil, ni en la red pública ni en la privada, y debido a la baja confiabilidad en relación a los falsos negativos, que ocurren en el 33% de los casos, según los científicos, el diagnóstico fue realizado por análisis clínico. Una buena parte se debe a los exámenes pulmonares y la otra parte solo a los síntomas.

Prudente, para evitar la contaminación de más personas, muchos exámenes clínicos fueron por videoconferencia. Los servicios de mensajería en motocicleta entregaban medicamentos a los hogares de los pacientes.

Pieza 21: La crítica del estudio Prevent Senior es una teoría de la conspiración


Natalia Pasternak, científica que ha ganado notoriedad y fama durante la pandemia, con varias entrevistas con los mayores medios de Brasil, y Carlos Orsi, periodista experimentado en el campo de la ciencia, con pasajes en importantes redacciones, como la del diario O Estado de S Paulo, publicó un artículo de opinión en el sitio web del Instituto Questão de Ciência, una entidad con un noble objetivo: la defensa del uso de la evidencia científica en las políticas públicas.

El artículo titulado "Una clase sobre cómo no probar una droga" se volvió viral en Internet. Además de criticar la falta de pruebas de coronavirus en los pacientes, cuando Brasil tenía muy pocas pruebas de detección de virus y repetir la clase de Anthony Fauci sobre aleatorización, controlados, doble ciego, revisados ​​por pares y publicados en las principales revistas científicas, los autores siguieron, después hablando de los peligros de los medicamentos, llegando a una conclusión sorprendente: “Parece haber sido una operación de marketing desastrosa”, escribieron, antes de dar varios otros ejemplos de marketing que influye en la investigación científica. El artículo decía que nada estaba probado.

Poco después, en uno de los periódicos más influyentes del país, el titular anunciaba sobre el estudio: "Gobierno ve evidencia de fraude". Interesado, corrí a leer. “¿Realmente se volvieron locos los muchachos e inventaron números?”, Pensé.

¿Fraude? Me preguntaba si la gente moría o no moría y eran cuestiones burocráticas: hora de empezar y terminar la investigación, autorizaciones, papeles y sellos. Poco después, el estudio fue suspendido en el comité de ética por las mismas razones.

Venga. Piensa conmigo.

EL COMPLOT

Y nuevamente, en una lógica extremadamente básica e ilustrativa.

¿Promocionar una "cura milagrosa" mediante el marketing?

Para que la medicina no funcione y este estudio sea solo un plan de marketing, se necesita producir una teoría de la conspiración para dejar a Olavo de Carvalho, el gurú, sintiéndose en en el kinder de las conspiraciones.

Necesitamos encontrar un director senior de Prevent que sea creíble, que llegue a una reunión y diga:

- Tuve una idea. Fingiremos que nadie muere en nuestros hospitales para promover una falsa cura para el marketing.
- Interesante, ¿y cómo sucederá esto?
- Compré una retroexcavadora y vamos a hacer un cementerio clandestino detrás del hospital. Con unos 1000 cadáveres desaparecidos, hacemos una cuenta de que aquí mueren pocas personas y que tenemos drogas que funcionan.
- Qué gran idea, jefe. ¡Estoy dentro!
- Bien, ¿no? Si todo va bien, aumentaremos un poco nuestros ingresos. Pero amigos, esto no puede filtrarse en absoluto, porque de lo contrario, además de perder toda nuestra fortuna y nuestras ganancias de $ 100 millones al año, todos iremos a la cárcel.
- Iré allí para coordinar con médicos, enfermeras, asistentes y personal de limpieza. Seguro que todo el mundo está dispuesto a hacerlo.

En el operador de salud, el 60% de la población del Gran São Paulo murió, al inicio de la pandemia, entre marzo y abril. Y ningún científico ha dicho que haya alcanzado su punto máximo hasta el día de hoy.

Lo normal, dentro de la tragedia, en un lugar que solo atiende a ancianos, era tener una caravana de coches fúnebres o camiones en la puerta. Todos recuerdan la famosa foto en Italia, que se volvió viral. 



Con esta imagen, que todo el mundo ha visto, no tienes que hacer planes de marketing locos que impliquen esconder cadáveres. Para escenas como esta, ya tienes un discurso en la punta de la lengua: "Lamentablemente, sufrimos la misma tragedia que ocurrió en Italia, nuestros pacientes están en el grupo de mayor riesgo". Listo. El problema esta resuelto.

Y más: para la teoría, que es solo un plan de marketing, para que tenga sentido, necesitarías estar de acuerdo con las familias de los muertos para guardar silencio, necesitas comprar la prensa para que no publiquen, necesitas Prohibir a los empleados tomar fotos, es necesario robar las cámaras de los fotógrafos en las calles cercanas a los hospitales, además de armar un buen plan para asesinar a los médicos que posiblemente renuncien por temor a ser detenidos, entre varias otras acciones de represión. Se necesita un nivel de control que ponga a Kim Jong-un tan rojo de envidia.

No tiene sentido.

Pieza 22: dos Jim Jones simultáneos no encajan en el rompecabezas



el hombre de la foto es Jim Jones. Creó y fue líder de una secta y tenía seguidores fanáticos. enloquecido, en noviembre de 1978 indujo a 900 personas al suicidio colectivo en Jonestown, una ciudad que creó en Guyana para albergar a sus seguidores, que dejaron la vida atrás para seguirlo tomando Kool-aid con veneno.

De esta forma 'acepto' la narrativa oficial de que Didier Raoult es un nuevo Jim Jones en Marsella y está llevando a 800 subordinados, de lealtad religiosa, al suicidio colectivo, donde todos corren el riesgo de ser arrestados, perder sus títulos médicos y terminar encarcelados, haciendo todo lo posible por defender a su carismático líder.

También 'acepto' la narrativa de que tanto Zelenko como Robin Armstrong han estado mintiendo sobre la efectividad de la hidroxicloroquina porque son fanáticos fascistas de derecha, partidarios de Donald Trump.

También 'acepto' que el segundo trabajo, procedente de China, por corporativismo, los médicos chinos se apresuraron a defender la reputación de un médico francés.

Pero cuando intentan decirme que un segundo Jim Jones surgió simultáneamente en São Paulo, con la misma “cura milagrosa”, pero sin haber sido el inventor del tratamiento, y por lo tanto sin estar apegado emocionalmente a él, involucrando a cientos de médicos más y empleados, en una empresa que gana miles de millones,  hasta llevarlos a sus respectivos suicidios, todo va más allá de cualquier límite razonable de un COMPLOT

Pieza 23: los perversos osos panda y el fundamentalismo científico



Este animal de la foto es un oso panda. Todos tienen una expresión triste. Han estado en la lista de animales en peligro de extinción durante bastante tiempo. Además, son famosos por un detalle aterrador: rara vez tienen relaciones sexuales.

Así es. Sí, la ciencia tiene que estudiar a los osos panda, sus costumbres y protegerlos, aunque implique invadir sus respectivas intimidades, revelando al mundo, en diversos programas de televisión, su pésima reputación de amantes.

Ahora imaginemos una situación hipotética: llega un científico y publica un artículo preimpreso, diciendo que tiene un oso panda cachondo y que todos los sábados ese oso lleva a su novia a casa y se pasa la noche entera teniendo sexo. Según este científico, solo duermen después del amanecer y se despiertan, siempre agotados, después del mediodía.

"Necesitas enviarme más pruebas sobre tu afirmación. Necesitas verificar que tienen sexo", dice el revisor, antes de publicar. Así es. La ciencia necesita pruebas. Deben seguirse todos los procedimientos. No puedes creerlo así, directamente.

Entonces, un reportero de National Geographic es enviado a filmar, en secreto, la supuesta pornografía animal.

Sin embargo, si luego se demuestra que el investigador mintió cuando dijo que su oso panda es un sátiro, no hay problema. En la revisión, eliminas su trabajo, no lo publicas y destruyes tu reputación como científico  de pandas.

El caso es que este científico no va a ser arrestado por esta mentira.

En el caso de tratamientos médicos, donde el paciente muere o no muere, la revisión no es por pares. Es una revisión a tres niveles y mucho más exigente: comienza con el investigador policial, luego con el fiscal, y la última revisión es la del juez de justicia, emita o no una orden de prisión preventiva.

Si en tres meses no descubrieron un cementerio clandestino con huesos de 1000 ancianos en São Paulo, ni otro en Marsella con 400 cuerpos.

Si no hubo rebelión de médicos en São Paulo, ni otra en Marsella.

Si no descubrieron una banda de manipulación de certificados de defunción en el hospital Prevent Senior o Didier, y nadie está arrestado, la conclusión es diferente: la medicina funcionó.

No hay más opciones. ¿O tenemos que concluir que, en teoría de la conspiración, que tanto las autoridades judiciales de São Paulo como las de Marsella fueron compradas por fabricantes de hidroxicloroquina? Solo una mente alucinada puede pensar eso.

Yo, que pienso de manera más simple, concluí todo de manera diferente: lo que sucedió con Zelenko, con Robin, en China y en Prevent Senior, fueron evidencias científicas.

Es esa vieja clase de ciencias que tenía cuando era niño: cuando reproduces un experimento y obtienes el mismo resultado, tienes pruebas científicas.

Pieza 24: cómo reaccionarían los científicos de hoy ante Yuri Gagarin




“La Tierra es azul”, dijo Yuri Gagarin el 12 de abril de 1961. El cosmonauta soviético fue el primer hombre en el espacio exterior. Una formidable evolución científica.

La frase se hizo famosa. En ese momento, apareció en todos los periódicos, programas de televisión y radio.

"Qué lindo, la tierra es azul", comenta un profano. "No podemos afirmar esto. No está científicamente probado que la tierra sea azul", responde algún científico o promotor científico.

"¿Por qué no?" Pregunta la persona promedio. "Es solo que los profanos no entienden el método científico. Hasta que no hagamos una prueba completa de daltonismo en Gagarin, controlada, aleatorizada, doble ciego, y luego revisada por pares y publicada en una revista científica de impacto, no podemos concluir que está científicamente probado. Además, puede ser mentira. Mucha gente miente ”, dice el científico.

"Pero hombre, la probabilidad de que esté tirado en el color de la tierra, o sea daltónico, es minúscula, al igual que la posibilidad de que tanto Didier Raoult como Prevent Senior estén escondiendo cadáveres", dice el profano.

"Decir que es azul es negar la ciencia. Es creer por la voluntad de creer. La tierra puede ser roja, azul o rosada. La única forma de tener pruebas científicas es hacer un análisis controlado, aleatorio, prueba doble ciego, en cada uno de los ojos de Gagarin, y eso lleva alrededor de un año. Incluso, los periódicos nunca deberían haber publicado esta frase, confundiendo a todos los profanos ”, explica nuevamente el científico.

Un año después, la prueba de daltonismo se publicó en una revista científica: "Mire, realmente salió publicado, la tierra realmente es azul. No tenía ninguna razón para estar mintiendo".

Pieza 25: se publica el primer estudio negativo, haciendo ruido, pero el estudio tenía serios problemas.

21 de abril

Ya tenía mi conclusión: la probabilidad de que no funcione sería insignificante. Ahora bastaba con seguir cómo se desarrollaba la historia.

Con el discurso de que la droga es extremadamente peligrosa masificada, se comenzó a aplicar hidroxicloroquina solo en pacientes extremadamente severos, con la enfermedad muy avanzada.

Este fue el caso del estudio de veteranos en los EE. UU. Hubo una mayor tasa de mortalidad entre los que recibieron el medicamento.

Si bien el estudio de China, que recomendó su uso, no salió a la luz en los principales medios de comunicación, salió con un escándalo.

"La hidroxicloroquina no es un fármaco que deba probarse en pacientes en este momento", dijo el exsecretario de Asuntos de los Veteranos, Dr. David Shulkin.

"Estudio fraudulento", reaccionó Didier Raout en su twitter. "El grupo de control fue tratado con azitromicina. Los pacientes con linfopenia que estaban a punto de morir fueron tratados con hidroxicloroquina", dijo.

El mismo día, el Instituto de Marsella publicó un análisis técnico del estudio de los veteranos y respondió al investigador. Las críticas y observaciones a los graves problemas de la investigación no aparecieron ni en los medios de comunicación ni en los medios especializados.

Pieza 26: Aparecen dos estudios el mismo día. Uno positivo y otro negativo. Solo lo negativo se publicó en los medios.

24 de abril

El primer estudio fue el de Fiocruz. Hecho en Manaus, fue para pacientes críticamente enfermos. Muy enfermo al inicio de los tratamientos: 43% en UCI y 88,9% en terapia respiratoria antes del tratamiento. Y solo con cloroquina, la versión más tóxica, no hidroxicloroquina.

Había dos grupos. El primero, con dosis alta. 1200 mg por día, el doble de la cantidad utilizada en el protocolo francés original. Este grupo tuvo una mortalidad del 39%.

En el segundo grupo, 600 mg por día. Esto tuvo una baja mortalidad del 15%, que es un buen número para pacientes críticamente enfermos, ya con neumonía avanzada.

"Sugieren que no se deben recomendar dosis más altas de cloroquina para el tratamiento del COVID-19 grave", fue la conclusión.

Mantuve mi enfoque. Quería saber sobre dosis iguales de Marsella, en pacientes antes de que se agraven, y con azitromicina. Los resultados del estudio fueron publicados en todos los medios brasileños y estadounidenses. Los comentaristas se mantuvieron enfocados solo en aquellos que murieron de corazón en el gráfico de dosis alta.

El segundo estudio vino de Irán. Realizado por destacados científicos del país, el estudio concluyó que la hidroxicloroquina era buena para los pacientes. No se publicó.

Poco después, para aumentar el sesgo de confirmación negativa de los científicos brasileños, como algo que ni siquiera debería ser estudiado, los bolsonaristas amenazaron de muerte a los científicos de Fiocruz, debido a las altas dosis en uno de los grupos del estudio.

Pieza 27: filtrado de una preimpresión sobre el Remdesivir de Gilead. no dió resultados positivos.

26 de abril



La droga no redujo las muertes. Con la gran industria farmacéutica sin alternativas lucrativas que ofrecer, llegué a la conclusión de que los ataques a la hidroxicloroquina cesarían pronto.

Tres días después, en la portada de Veja, la revista brasileña más influyente, Remdesivir fue la estrella: "una nueva esperanza".

"Periodistas lentos", pensé.

El mismo día en que se publicó la revista, en Estados Unidos, Anthony Fauci, consultor de la Casa Blanca, estaba emocionado. "Remdesivir muestra resultados prometedores para el coronavirus, dice Fauci".

No reducir el número de muertes, según Fauci, resultaba prometedor.

¿Cuál fue el resultado celebrado? Quien iba a morir, moriría normalmente, pero quien dejaba de morir, en lugar de recuperarse en 15 días, se recuperaba en 11 días.

Eso, a todas luces es un fracaso.

El malabarismo argumentativo llega, a un ritmo de buenas noticias, en los grandes medios. "El remdesivir antiviral acelera la recuperación de los pacientes con Covid-19, dice la agencia estadounidense". Este fue el titular del periódico brasileño más influyente, Folha de São Paulo.

El 30 de abril, James Todaro, un médico estadounidense, en su Twitter, hace una nota: "El Panel de los NIH sobre Pautas de Tratamiento COVID-19 está compuesto por 50 investigadores y médicos. Este panel decidirá sobre las recomendaciones de tratamiento. Para Remdesivir. Casi El 20% de ellos está empleado o tiene inversiones en Gilead ".

Al día siguiente, se aprobó el medicamento. Se ha convertido en el estándar de atención en los EE. UU.

"Gilead recibe $ 37 millones para desarrollar y probar Remdesivir. La FDA aprueba Remdesivir. Costo por paciente: $ 1000. Costo de fabricación $ 10", comenta James en su twitter.

Poco después, en un sitio web especializado en debates farmacéuticos, los expertos dijeron que el precio justo, por paciente, debería ser de $4,460 dólares.

Y en un importante sitio web de política de Estados Unidos, críticas a la recesión del presidente de Estados Unidos. "El coronavirus obtiene un fármaco prometedor. El mundo de Trump no se la cree"

Pieza 28: al ver la fiesta con Remdesivir, Didier Raoult llama a Anthony Fauci al ring de boxeo

https://twitter.com/raoult_didier/status/1255835517511483394?s=20


Didier sugiere que durante el transcurso del estudio, los científicos, sorprendidos, encontraron que el Remdesivir no previno muertes. El objetivo cambió a "velocidad de recuperación" en aquellos que ya no morirían.

Pieza 29: en la primera quincena de mayo salieron varios estudios alentadores, en secuencia

En la primera quincena de mayo se publicaron varios estudios sobre hidroxicloroquina. Siempre siguieron el mismo procedimiento. Aquellos con resultados positivos, la mayoría de ellos, fueron restringidos a foros científicos. Los negativos salieron a la luz en los principales medios de comunicación. Sobre los negativos, los periodistas del campo científico no hicieron críticas.

Y de los aspectos positivos, uno me llamó la atención. Era de China, en pacientes críticamente enfermos. En el grupo de control, sin tratamiento, el 45% de las personas murieron, en el grupo de tratamiento, el 18%.

Similar al número de grupos de dosis baja de Fiocruz, que fue del 15%. Sin embargo, con el mismo porcentaje, los científicos chinos recomendaron el uso.

Pieza 30: refuerzos al sesgo de confirmación de los científicos

Con este dominio de los medios de comunicación con solo estudios negativos, y sin criticar estos estudios, como si fueran impecables, Trump dejó de promover la droga.

Pronto se le ocurrió una idea brillante: dijo que la gente debería inyectarse desinfectantes para curar el coronavirus.

Como prueba definitiva de que parte de los votantes de Trump son tan estúpidos como los votantes de Bolsonaro, después de la declaración de Trump, Nueva York tuvo un aumento en los casos de intoxicación por desinfectantes.

Al mismo tiempo, un Bolsonaro, el "mucho más estúpido que Trump", según The Economist, intentaba convencer a la clase científica para que adoptara la droga. ¿Cómo?

¿Con las contradicciones de los estudios? No. Bolsonaro decidió decir que la OMS fomenta la masturbación y la homosexualidad de los niños.

Y continuó promoviendo aglomeraciones públicas, enfrentándose al único consenso de todos los científicos del mundo.
Además, tuvo una idea brillante: quería cambiar, por decreto, la etiqueta de hidroxicloroquina.

Poco después, despidió a Mandetta, ministra de Salud, que no quiso aplicar el protocolo. Y luego disparó a otro, por la misma razón.

Y el gobierno siguió atacando a la ciencia por todos lados, como cuando el Ministro de Medio Ambiente extinguió tres bases del proyecto Tamar, para la preservación de las tortugas.

Y sus estúpidos seguidores, además de montar campamentos para automedicarse, empezaron a maldecir a los médicos que recomendaban el aislamiento social.

Pieza 31: Los científicos bolsonaristas argumentan bien, pero no los escuchan fuera de su cámara de eco

Ser científico y conservador ya es una contradicción en sí mismo. Ser científico, conservador y bolsonarista, es algo completamente disparatado.

Ellos, decidieron publicar una “Carta Abierta al Presidente de la República”.

Extremadamente inteligentes,eligieron el vehículo perfecto para la publicación de la carta: el sitio web del gurú de la tierra plana. Este sitio es conocido por publicar noticias falsas y discursos de incitación al odio.

Otra portavoz del tratamiento en el país fue Nise Yamaguchi. Médico en uno de los hospitales más importantes de Latinoamérica. Y de paso,  fan  de Bolsonaro, en una de sus entrevistas, además de defender los tratamientos, hizo comentarios sin entender nada, sobre un tema siempre presente para ellos: el nazismo. del hospital donde trabajaba.
En las páginas de Facebook y Twitter de estos científicos, las publicaciones sobre hidroxicloroquina comparten espacio con ideas paranoicas de infiltración comunista en las universidades, marxismo cultural y comentarios preocupados sobre el muro de Berlín.

Nadie, por supuesto, se toma en serio a estas personas.

Pieza 32: las dos revistas médicas más prestigiosas del mundo publican falsos estudios contra la medicina

El Lancet y el New England Journal of Medicine publicaron estudios fraudulentos sobre hidroxicloroquina.

Esto llevó a la OMS a detener su investigación. Esta fue la instancia que provocó que médicos y gobiernos de todo el mundo  dejaran de recetar medicamentos, creyendo que tendrían más riesgos que beneficios.

El mismo día de la publicación del estudio sobre The Lancet, con 96 mil pacientes, Didier Raoult, ya lo había impugnado en su twitter. "Incorporan datos falsificados",  Experimentado, vio inconsistencias de inmediato.
https://twitter.com/raoult_didier/status/1265291857866764288?s=20


Por primera vez, las inconsistencias de los estudios contra el tratamiento han salido a la luz en los principales medios de comunicación. Los datos eran falsos. Inclusive pacientes y hospitales que no existían. Después de una amplia reacción de científicos de diferentes lugares, el estudio se retiró.

Lo mismo sucedió con el estudio del NEJM. También fue retractado.

Y una coincidencia: la mayoría de los estudios que estaban en contra de su uso provenían de bases de datos hospitalarias. "¿La magia de la base de datos?" Preguntó Didier Raoult en otro post.

Para quienes creen en las coincidencias, los estudios, incluso en las dos revistas más respetadas, tenían exactamente el mismo discurso sobre los “peligros” de las medicinas en los grandes medios de comunicación.

Pieza 33: El profesor de Yale, sin implicación emocional con los resultados, recomienda un uso rápido frente a la detección del COVID19.

mayo, 27

El galardonado profesor de epidemiología de la Universidad de Yale, Harvey Risch, realizó un análisis técnico de estudios clínicos, no de bases de datos, y concluyó que el medicamento funciona y que debía aplicarse lo más rápido posible después de su detección.

Su artículo, publicado en la principal revista de epidemiología del mundo, es especialmente importante, porque uno de los cargos es el sesgo en los estudios. Los investigadores, que tratan a los pacientes, podrían buscar resultados para publicar sus estudios y hacerse famosos.

Y el profesor Harvey no trató a ningún paciente ni realizó ninguna investigación, solo hizo un análisis técnico.

Pieza 34: más de 50 estudios. La gran mayoría informa resultados positivos, pero no está "científicamente probado" por alguna razón.

El día que escribo, 15 de julio. Tenemos 53 búsquedas. 32 revisados por pares. El 76% de ellos son positivos. Aquí, en este enlace, es posible tener acceso a todos.
Para ser un fármaco ineficaz, la hidroxicloroquina tiene suerte. Quizás debería jugar a la lotería.
www.c19study.com



Pieza 35: la seguridad de los medicamentos en el tratamiento del COVID-19

Algunos estudios se han centrado únicamente en la seguridad de los medicamentos. Con o sin azitromicina.

Este estudio publicado en la American Heart Association, explica que es una exageración. Hubo 201 pacientes. Nadie murió. "Aunque el uso de estos fármacos ha provocado la prolongación del intervalo QT, los médicos rara vez han tenido que interrumpir el tratamiento", concluyeron.

Este otro, con 105 pacientes y una edad media de 67 años, los investigadores también emcontraron riesgo mínimo. "No resultaron en arritmias fatales. Nuestros hallazgos sugieren que es poco probable que cualquier daño supere los beneficios potenciales del tratamiento", concluyeron.

Pieza 36: la teoría de la conspiración a favor de la hidroxicloroquina es imposible

La hidroxicloroquina es un fármaco sin patente de 65 años fabricado en cientos de laboratorios en todo el mundo.

En Brasil, por ejemplo, tenemos laboratorios públicos productores, como Farmanguinhos y el Ejército, además de varios otros privados.

Es una medicina barata. Cuesta menos de $ 10 por paciente para tratar COVID-19.

Es imposible imaginar o proponer una conspiración global entre laboratorios y científicos en más de 50 estudios para promover este medicamento.

Porque es imposible tener una matrícula centralizada a los científicos corruptos para que produzcan estudios científicos favorables a este medicamento. Tanto por el bajo valor de las tasas de matrícula, después de todo, la ganancia es mínima.

Es decir. Los estudios sobre medicamentos baratos y libres de patentes son los más fiables que existen.

Por otro lado, Philippe Douste-Blazy, cardiólogo, exministro de Salud francés y exsecretario general adjunto de las Naciones Unidas, reveló recientemente que en una reunión a puerta cerrada en Chattam House en 2020, tanto Lancet como Los editores del New England Journal of Medicine manifestaron en sus publicaciones sus preocupaciones sobre las presiones criminales de la principal industria farmacéutica. Míralo en youtube.

Pieza 37: en todos los lugares donde se aplica la droga, tenemos mismo resultado: baja mortalidad entre los infectados

Aquí seleccionaré algunos países y regiones que han adoptado el tratamiento de las drogas desde el comienzo de la pandemia. Allí se puede consultar el porcentaje de muertes entre los infectados.

En todos los gráficos que generaré, dejaré enlaces para actualizarlos se podrá revisar comparativamente a Alemania y la Unión Europea. Alemania se toma como ejemplo en la lucha contra COVID-19 y, debido a los rígidos bloqueos, nunca saturó su sistema hospitalario.

En estos gráficos, Alemania funciona como un "grupo de control", porque no hay noticias de que ahí se aplique Hidroxicloroquina.

Es importante resaltar quesí hay más países que lo usan, pero sin confirmación por noticias de fuentes confiables.

Pieza 38: Malasia

"Se ha utilizado para tratar a pacientes con Covid-19 desde la primera ola del brote en Malasia y ha demostrado su eficacia, dice el director general de salud, Dr. Noor Hisham Abdullah".

Confirmación aquí y aquí.




Gráfico generado el 20 de agosto. para la última actualización pinche aquí.

Pieza 39: Rusia

"Los médicos rusos aplican el medicamento a todos los pacientes con neumonía por el nuevo coronavirus sin esperar los resultados de las pruebas para confirmar el diagnóstico, dijo el ministro de Salud del país, Mikhail Murashko".

Confirmación aquí.

Curiosidad: el periódico New York Times acusó a Rusia de no reportar muertes. Rusia pidió una retractación del periódico.

Una curiosidad más: se negaron a dejar de usarla, incluso bajo presión. "De acuerdo con los resultados del monitoreo de la seguridad de los medicamentos de hidroxicloroquina durante la pandemia de Covid-19 en la Federación de Rusia, no hubo resultados fatales asociados con alteraciones del ritmo en pacientes con HCQ", dijo el ministerio.






Gráfico generado el 20 de agosto. para la última actualización pinche aquí.

Pieza 40: Turquía

"Muchos países prescriben este fármaco a pacientes intubados", dijo Koca. "Sin embargo, nuestro consejo científico ha sugerido que el fármaco es realmente beneficioso en las primeras etapas para evitar que el virus se propague por el cuerpo".

Confirmación aquí.



Gráfico generado el 20 de agosto para versión actualizada pinche aquí

Pieza 41: Emiratos Árabes Unidos

Al Hosani, portavoz oficial del sector sanitario de los Emiratos Árabes Unidos. "Hidroxicloroquina y otros medicamentos antivirales".




Confirmación aquí.


Pieza 42: Dakota del Sur, Estados Unidos.

Dos noticias lo confirman. Que Dakota del Sur permitió su uso en todo el estado. Y que, obstinados e intransigentes, continuaron usando los medicamentos, incluso después de las advertencias de la FDA.


Vínculo actualizado Aquí

Pieza 43: New Brunswick, una provincia de Canadá

New Brunswick se convierte en la primera provincia de Canadá en "organizar" y "autorizar" el uso de hidroxicloroquina en el tratamiento de ciertos pacientes con COVID-19. el 17 de julio con 168 casos se contabilizaban  dos muertes, el 1.19% de lapoblación detectada positiva mientras que el promedio en canadá es del 8.08 %
La confirmación está aquí.

Pieza 44: Costa Rica

Se usa aquí desde que hicieron una conferencia telefónica con los chinos. Ellos si actuaron.
Curiosidad: la BBC hizo un reportaje sobre los excelentes resultados. Dijeron que era un sistema de salud sólido y no mencionaron la medicación.
La pregunta sigue siendo: ¿Un 90% más sólido y eficiente que Alemania? Lo curioso es que este sistema sólido, en otros números de salud, como la mortalidad infantil, no es tan superior.



Grafico generado el 20 de agosto, para la versión actualizada pinche aquí

Pieza 45: Marruecos

"Zemmouri cree que el 78% de las muertes relacionadas con el coronavirus en Europa podrían haberse evitado si los estados europeos reflejaran la estrategia de cloroquina de Marruecos", dijo el principal científico del país.   
Y continuaron usándolo, incluso con advertencias.


Grafico generado el 20 de agosto, para la versión actualizada pinche aquí

Pieza 46: India 

Es uno de los países que más estudia con la droga, muestra 1 y muestra 2. Y contrariamente a lo que recomendó la OMS, ampliaron el uso.



Grafico generado el 20 de agosto, para la versión actualizada pinche Aquí

Pieza 47: Kazajstán

El médico principal del país informó por qué seguiría usándolo, incluso con las alertas de la OMS.


Grafico generado el 20 de agosto, para la versión actualizada pinche Aquí

Pieza 48: Observar este gráfico y no entenderlo, tiene un nombre: negacionismo científico.




Grafico generado el 20 de agosto, para la versión actualizada pinche Aquí

Mirando todos estos resultados, mucho mejores que los de Alemania, que es un ejemplo para el mundo, en todos los aspectos relacionados con la salud pública, y muy superior a la Unión Europea, y concluye que es solo una coincidencia, tiene un nombre: negacionismo científico .

La ciencia explica: cuando reproduces un experimento y genera los mismos resultados, significa que tienes… pruebas científicas.

Pieza 49: el caso de Suiza y la suspensión de la droga

A finales de mayo, cuando el Lancet publicó el estudio fraudulento, varios países decidieron cancelar la autorización de uso. Suiza fue uno de ellos. el medicamento Fue prohibido el 27 de mayo. Hasta ese momento el país tenía un bajo número diario de muertos.

Entre el 28 de mayo y el 7 de junio, solo dos personas en todo el país murieron de COVID-19.

Del 8 al 23 de junio, Suiza tuvo 35 muertes.

La suspensión no duró mucho. Suiza ha vuelto a autorizar el uso por médicos.

Después del 23 de junio, las muertes volvieron a un nivel bajo. En los siguientes 15 días, Suiza tuvo solo 7 muertes. El gráfico se puede ver aquí en el sitio web de  Worldometer
El reporte completo y el gráfico se pueden consultar aquí en el sitio web de France Soir


Pieza 50: para defenderse de la evidencia lo único que pueden decir es que estamos frente a puras coincidencias para mantener la narrativa de que la hidroxicloroquina no funciona

1 - Es necesario concluir que los resultados de India, Rusia, Turquía, Malasia, Cota Rica, Emiratos Árabes Unidos, Kazajstán, Marruecos, Dakota del Sur y New Brunswick, exactamente los lugares que anunciaron el uso de la droga y posteriormente tienen baja mortalidad tasa, representan solo una coincidencia o un trabajo de azar.
2 - Es necesario concluir que con la suspensión de la hidroxicloroquina en Suiza, por unos días, y el aumento de muertes a seguir, y luego la reducción nuevamente, representan solo una coincidencia o un trabajo de azar.
3- Hay que concluir que, por casualidad, se publicaron estudios fraudulentos precisamente en las dos revistas médicas más importantes del mundo, Lancet y NEJM, encajando como un guante en la narrativa oficial de los grandes medios sobre los "peligros "de la medicina.
4- Es necesario concluir que los reporteros de la BBC que hicieron historias sobre los excelentes resultados presentados por Costa Rica e India, escribieron todo, y por casualidad, simplemente se olvidaron de preguntar cuales medicamentos se usaban en sus respectivos países.
5- Se debe concluir que por casualidad tanto la Policía de São Paulo, en el caso de Prevent Senior, como la Policía de Marsella, donde se ubica el hospital donde se encuentra director Didier Raout, así como sus respectivas prensas, incluso meses después , aún no han descubierto a las bandas que falsifiquen certificados de defunción y que oculten cadáveres.
6 - Cabe concluir que  el 80% de los estudios son positivos, entre los aproximadamente 60 ya realizados sobre hidroxicloroquina, que todos son pura coincidencia.
7- No hace falta decir que los científicos responsables del famoso estudio de los veteranos,  patrocinado por Gilead, como muestra este twitter, representa solo una coincidencia.

Pieza 51: el ranking y la lógica que los científicos no saben tener en cuenta

Bolsonaro intentó, en una de sus actitudes dictatoriales, dejar de publicar números de muertes por coronavirus en Brasil.
Ni siquiera duró 24 horas. Un consorcio de prensa empezó a contar.
Según el Ranking de Reporteros sin Fronteras, Brasil ocupa el puesto 107 en el mundo en términos de libertad de prensa.
Costa Rica es el séptimo. ¿Estuvo subinformando durante meses sin que la prensa se enterara? Malasia está en el puesto 101.
Imagina que eres el líder de un país e hiciste todo mal al lidiar con la pandemia. Tienes muchos cadáveres en tu cuenta. Pronto podrá encontrar una manera de subregistrar muertes sin que la prensa se entere.
¿Pondrías tu tasa de mortalidad mucho mejor que la de Alemania? ¿Quieres pasar desapercibido o llamar idiota a tu gente y acabar con tu vida colgando como Mussolini?
Como este líder, lloraría a los muertos, diría que el coronavirus es un desastre para el país, crearía una tasa de mortalidad similar a la de Alemania, rendiría homenaje, repartiría medallas a los principales médicos del país por alcanzar estas cifras, y él acusaría la oposición de no creer en el potencial de la medicina y los científicos del país, al predecir un desastre que no ocurrió.
Y así me podría mandar hacer una estatua vestido de médico, con la aclamación de parte de la población

Pieza 52: Los científicos brasileños son colonizados mentalmente y prejuiciosos


India lanza satélites, ya ha lanzado una nave espacial a Marte.

Rusia estuvo sola, durante más de 10 años, abasteciendo a la Estación Espacial Internacional, llevando y trayendo astronautas de allí, tras el fracaso del proyecto del Transbordador Espacial, con accidentes fatales en el 40% de las naves espaciales construidas.

China pone constantemente a los astronautas en órbita de forma segura. Los tres países tienen bombas nucleares.

Científicos destacados de la India están a favor del uso de hidroxicloroquina. India es incluso uno de los líderes mundiales en la investigación en medicina.

China le enseñó a Costa Rica a usar la hidroxicloroquina. Los rusos desdeñan a la OMS cuando esta les pidió que dejaran de usar hidroxicloroquina.

Pero los indios son todos feos, de color oscuro, vestidos de manera extraña y una buena parte del país vive en ghettos. Los chinos tienen hambre y preparan sopas con murciélagos. Y los rusos se emborrachan constantemente con vodka. Al menos este es el estereotipo creado para idiotas.

Mientras tanto, la clase médica / científica en Brasil, un país que no lanza satélites ni tiene una bomba atómica, es casi completamente blanca en un país en el que el 50% es de ascendencia africana.

Son de clase alta o media alta y están deslumbrados por Estados Unidos. Solo tienen ojos para América del Norte. Desdeñan a China, Rusia e India.

Esta clase tiene como meta de victoria en la vida la participación de congresos o una temporada de estudios en USA. Y si hay tiempo, por supuesto, aprovecha para pasear por Disneylandia, para no perderte el viaje. Todos publicados, por supuesto, en sus respectivas instagrams.

Creen que la ciencia y los científicos estadounidenses son insuperables, incluso si la ciencia allí, hasta el día de hoy, muy avanzada, no ha podido definir si George Floyd murió asfixiado con la rodilla del policía, o si tuvo un infarto o una sobredosis en ese momento. .

Con más del 80% de ellos votando por Bolsonaro, por prejuicios fascistas y clasistas, hoy ya han visto que el presidente electo no está "limpio" y se disculpa, mientras levanta la bandera de la ciencia para sentirse diferenciado.

En sus Facebook y Twitter, están en guerra con la hidroxicloroquina. Quieren ser iguales a los norteamericanos. Comparta, como prueba definitiva de que la hidroxicloroquina no funciona, un estudio publicado en el santo grial de la ciencia, el New England Journal of Medicine, deficiente en pruebas, aunque ignora similares pero con pruebas, realizado en India, pero publicado en el Indian Journal of Medical. Investigación.


Pieza 53: psicología de grupo y el sello de calidad

Es sencillo. Tú médico, profesor de medicina, biólogo, científico o divulgador científico, toma el relato oficial de que no hay evidencia científica, no analices las cifras, estudios y datos, y ponte un sello profesional mejor que los demás. Explique que los médicos que recetan este medicamento no siguen la "medicina basada en evidencia".

Si alguien no está de acuerdo contigo, no olvides ponerle el sello de "negacionista" a esa persona, o tratar de llamarlo "cloroquina". También puede llamarlo irracional, aunque casi el 80% de los ensayos clínicos están a favor. O puede llamarlos selecciones.

Pieza 54: por qué es ridículo hablar de aleatorizado, doble ciego, revisado por pares ...

"Si la única herramienta que tienes es un martillo, todo empieza a parecer un clavo", Abraham Maslow

La función principal de los científicos y periodistas que escriben sobre ciencia en Brasil, desde el inicio de la pandemia, es explicar la clase de Fauci a diario: cuál es el “estándar de oro” de las pruebas de drogas: aleatorias, doble ciego, revisadas por pares. y publicación en la “revista impacto”. El mundo entero ya lo sabe.

Las explicaciones técnicas para el público en general siempre ocurren en eventos importantes. Cuando el Boeing 737 de Gol se estrelló contra otro avión en 2006 sobre la selva amazónica, matando a todos los ocupantes de la aeronave, todo el país comprendió lo que era un transpondedor y un TCAS.

La explicación del RTC (ensayo controlado aleatorio) hoy suele ir acompañada de una queja de tener que "volver a explicar lo básico". Algunos incluso se atreven a pedir a científicos de todo el mundo que dejen de publicar estudios observacionales sobre hidroxicloroquina.

Sin embargo. Es ridículo pedir, solo en una pandemia, el nivel A de evidencia. (Varios estudios de RTC).

Si lo pedimos, el 89% de los fármacos utilizados en cardiología, que no tienen evidencia A, también deberían ser prohibidos. Y en consecuencia, los médicos que los prescriben, deben ser llamados "negacionistas".
Pieza 55: ¿pieza saboteada?
La Organización Mundial de la Salud también patrocinó un estudio con hidroxicloroquina. Es el Recovery Trial  de la Universidad de Oxford. Es un estudio completo "estándar de oro".
El protocolo del profesor Didier Raoult fue ignorado. Solo hidroxicloroquina y para pacientes muy enfermos. El promedio fue de aproximadamente 9 días después de los síntomas, y el 60% ya necesita oxígeno. Y el 17% ya necesita ventilación.
Mientras que Didier reclama el 0,6% de las muertes en sus estudios. En Oxford, murió el 25% del grupo de tratamiento.
La dosis fue de 2400 mg el primer día, cuatro veces más alta que el protocolo francés. Luego continúan aplicando 800 mg diarios.
No soy especialista, ya había leído el estudio de Fiocruz, en la Amazonía, con una dosis de 1200 mg. Allí los científicos ya dijeron que esta dosis era demasiado alta y no debería usarse.
En el "Recovery", duplicaron la dosis.
¿El estudio más grande, el más completo, y no leyeron el estudio de la Fiocruz?
Lo hace de otra manera, con una dosis tóxica, asegura que no funciona y genera noticias para el mundo. Y fue una dosis sin precedentes. Nadie ha usado esta cantidad de hidroxicloroquina para el tratamiento de ninguna enfermedad.
Puede ser simplemente otra coincidencia. Pero apuesto a que hoy tenemos investigadores, dentro de la Fiocruz, desconfiados y comenzando a entender lo que está pasando.

Pieza 56: la situación geopolítica


Trump, hablando del estudio de Didier, se enfrentó a científicos estadounidenses. Esto se metió con los egos y creó una reacción. Al mismo tiempo, Gilead pensó que tenía una carta bajo la manga, confiado en el éxito de Remdesivir, cuyos resultados estaban a punto de salir.

Nunca dude del poder de comunicación y la influencia de una empresa de $ 22 mil millones. Es pueril dudar de eso.

La hidroxicloroquina, barata, sin patentes y sin una gran corporación detrás, no tiene poder de negociación. La droga fue atacada y descalificada.

Los monos entrenados de las grandes farmacéuticas son capaces de mantener la narrativa de que otras drogas no funcionan. Pero el guión falló: las grandes compañías farmacéuticas no están diciendo que sus medicamentos rentables funcionan, a pesar del enorme marketing.

De hecho, además de no reducir las muertes, Remdesivir ha causado insuficiencia renal y ha dejado a las personas en máquinas de diálisis. Y una coincidencia más: no he visto noticias en los principales medios de comunicación sobre los graves efectos secundarios de este medicamento.

Al final, no se trata de una "guerra científica", sino de guerras de narrativas. Y la hidroxicloroquina ganará.

No puede conservar datos de resultados de otros países durante mucho tiempo. Tampoco es posible prohibir que los países los utilicen, a pesar de los intentos, como el cabildeo sobre Rusia, con sus excelentes cifras, que ya están molestando.

Pronto, la narrativa que no funciona se derrumbará como un castillo de naipes. No puede ser todo una coincidencia.

El problema es averiguar cuándo sucederá.

En un contexto político en los EE. UU. De espíritus feroces, las vidas de los negros importan, los niños bugaloo, los aceleradores y 100 millones de personas con armas en casa, este retiro debe estar muy bien planificado.

Este año habrá elecciones en Estados Unidos. la oficina oval vale mucho.

Además, Trump, con sus ataques en busca de resultados rápidos, ignoró la estrategia de "diplomacia triangular" de Henry Kissinger, que garantizaba la supremacía estadounidense. Trump ha implementado sanciones económicas tanto en Rusia como en China al mismo tiempo. Un error estúpido.

Los dos países están mas cercanos que nunca. En los BRICS, Brasil e India ya cayeron. Brasil con el golpe de 2016, que eliminó la independencia de Estados Unidos y dejó al país en un patio trasero en Estados Unidos, haciendo cumplir la doctrina Monroe, e India, con su tradicional falta de autoestima y sentimiento eterno de colonia.

Hoy China viene con su formidable "nueva ruta de la seda", casi terminada, para terminar apalancando el conjunto de Asia. Es una amenaza existencial para Estados Unidos.

En este contexto, el "estado profundo", que es el gobierno estadounidense no electo, el complejo industrial militar, el lobby más grande y rico del mundo, ha llegado para ayudar con la narrativa de que la hidroxiclorouina no funciona. La proporción fue mucho mayor.

El estado profundo tiene un solo objetivo: derrocar a Trump y salvar el imperio. Para eso, necesita hacer de Trump el peor presidente del mundo en liderar la pandemia. La hidroxicloroquina sería su éxito. El caos, en Estados Unidos, derroca al presidente.

Didier Raoult, cayó en medio de esa olla hirviente. Tenía una buena percepción. En su testimonio en el congreso francés, dijo que Estados Unidos estaba en una "guerra civil".

Esta guerra civil viene de lejos. el famoso Russiagate no funcionó. Nopudieron presentar evidencia a pesar de años y años de intentarlo.

Si bien Trump es pésimo para su pueblo y despierta ánimos en Estados Unidos, es bueno para el mundo. No creó guerras externas, a pesar de que el “estado profundo” le arrojó cáscaras de plátano, como cuando hizo que Trump autorizara el asesinato del general Soleimani, anteriormente aliado en la lucha contra el estado islámico, con información falsa.

Irán reaccionó lanzando misiles sobre bases estadounidenses en Irak. Trump no siguió tocando los tambores de la guerra.

Es decir, Trump es, de alguna manera, realmente anti-sistema. Lo hizo bien. Perderían ante Irán. En todos los ejercicios de guerra simulados allí, no hay uno solo en donde los Estados Unidos gana. ¡Imagínese una pandemia y el Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 80% del petróleo exportable del mundo, cerrado, al mismo tiempo!

Obama, con su cara de niño bueno, Premio Nobel de la Paz y hermosos discursos, nos engañó a todos. Nada ha cambiado. El Partido Demócrata es el retrato perfecto del establecimiento estadounidense. Bajo su mando, y con Hillary Clinton como secretaria de Estado, solo vimos guerras capitalistas, híbridas, reales y revoluciones coloridas.

Libia es hoy un refugio para el entrenamiento terrorista y la trata de esclavos. Siria resistió con la ayuda de Rusia.

Brasil, Ucrania y otros: guerras híbridas y revoluciones coloridas.

Además, bajo el mando de Obama, más apoyo al neoliberalismo, aumentando la brecha social en Estados Unidos.

Trump no inició guerras externas. Lo máximo que hizo fue lanzar varios Tomahawks a un aeropuerto vacío en Siria, y gran parte de ellos fue interceptado por sistemas rusos S-200 anticuados, pero aún eficientes. Fue el espectáculo pirotécnico más caro del mundo.

Y con Trump en el poder, más buenas noticias: incluso las guerras híbridas y las revoluciones coloridas pierden su efectividad. No sabe disfrazarse. La inteligencia china, comprendió en su momento, todo lo que ocurre en Hong Kong y ya ha desactivado la bomba.

Mientras tanto, el Partido Demócrata, el cementerio de izquierdas en Estados Unidos, le tenía más miedo a Bernie Sanders que a Trump, y lo saboteó, tanto en los avances de 2016 como ahora. Lanzaron a Biden, ya casi senil.

Con Biden liderando los grupos, solo hay una certeza: la narrativa oficial sobre la evidencia científica de la hidroxicloroquina no puede cambiar.

“El propósito de los medios no es informar lo que sucede, sino moldear la opinión pública de acuerdo con la voluntad del poder corporativo dominante”, Noam Chomsky.

Pieza 57: La situación política en Brasil.


Bolsonaro solo habla de hidroxicloroquina para desviar el tema. Siempre que las investigaciones se acercan a él y a su familia, lo demuestra. ¿Solo yo me di cuenta de esto?

Por eso lanza a gritos a sus fanáticos, cada día más radicalizados.

Realmente nunca quiso implantar un tratamiento con hidroxicloroquina. De hecho, este gobierno confiesa otras cosas: dicen que las muertes de ancianos mejoran las cuentas de las pensiones.

Bolsonaro realmente quiere el caos. Le queda intentar un golpe para tener más poder. Es la única opción para intentar salvarse.

Pero Bolsonaro no es un Trump. Sus partidarios son un 15% de fanáticos cuasirreligiosos. Trump aportó cifras a la economía, siendo, de hecho, antineoliberal. Tiene alrededor del 40% de popularidad.

Aquí, con el neoliberalismo rindiéndose y subordinado a los intereses de Estados Unidos, Bolsonaro y Guedes, el ministro de Economía, nunca obtuvieron buenos números. "Es la economía, estúpido", explicó James Carville, comercializador de campaña de Bill Clinton.

El apoyo de Bolsonaro proviene solo de creyentes basados ​​en el odio reaccionario protofascista.

Mientras tanto, la izquierda brasileña y mundial, tradicionalmente rápida en desconfiar de Estados Unidos al leer cualquier noticia sobre Medio Oriente, Venezuela, Bolivia, Rusia y Petrobras, porque involucran grandes intereses financieros en el petróleo, debido a su naturaleza casi sin precedentes, aún no ha aprendió a desconfiar de las narrativas que involucran a otra rama altamente rentable: la farmacéutica.

Vi a comentaristas de izquierda con fuertes críticas al "mal" del gobierno de Estados Unidos cuando compraron casi todas las acciones de Remdesivir. "Solo piensan en ellos", dijo uno. Déjalos tener todo. Este medicamento es inútil.

Y lo peor son los científicos de izquierda, el discurso perfecto para complacer a las grandes industrias farmacéuticas: que un fármaco solo se puede aplicar con la prueba del “patrón oro”, que es muy cara y en la práctica solo tienen los fármacos caros de las poderosas industrias farmacéuticas.

Y las pruebas de RTC no garantizan nada.

Previsiones para el futuro

1 - Algún científico algún día estudiará esto como el mayor caso de sesgo de confirmación en la historia.

2 - Lo más interesante de todo, es que siguiendo esta historia, vi que en ciencia no se puede mentir con rudeza. Las influencias externas pueden interferir y crear narrativas, pero se desenmascaran. La dosis del estudio de Oxford, exponiendo la fragilidad del experimento y los dos estudios con datos falsos, cayó instantáneamente. Por tanto, vendrá la confirmación. La verdad, al parecer, gana en ciencia. Pronto será un consenso entre los científicos. Es una historia demasiado grande para olvidar.

3 - Se repensará la ciencia. Desarrollará métodos para protegerse de los principales intereses financieros y políticos.

4 - Se repensará la idiotez del concepto de "revistas de impacto". No tiene sentido que las publicaciones en estas revistas sean sinónimo de estatus y la única verdad. Muchos científicos tienen que pagar para que sus estudios se publiquen en ellos.

5 - Cualquier cambio en la "narrativa oficial" antes de las elecciones estadounidenses solo ocurrirá si China y Rusia deciden que, por sus intereses geopolíticos, es mejor reelegir a Trump. Solo, Trump no tiene la capacidad de cambiarlo.

6 - Después de que prevalezca la verdad, la culpa de los muertos sin tratamiento, empresas rotas, depresión económica y millones de desempleados, recaerá solo sobre las grandes farmacéuticas. ¡Cuántos inocentes!

Mis advertencias

Para los científicos progresistas: esta enfermedad tiene una mayor mortalidad entre los más pobres y los más negros. Los ricos están acogiendo sus oficinas privadas y médicos de bolsillo. Sin su apoyo, las mayores víctimas serán precisamente aquellas que la izquierda pretende proteger. ¿Cómo será el discurso? El cargo será el de desprecio hacia los más vulnerables.

Además, la ciencia ya es atacada a diario por este oscuro gobierno, imagínense después de que el tratamiento sea "científicamente confirmado". Como si toda esta evidencia no fuera evidencia científica.

Después de todo, ¿de quién esperas que venga esa confirmación? Anthony Fauci? ¿No es así el dueño de Prevent Senior, quien recientemente dijo que en sus hospitales, en el primer semestre de 2020, murieron menos personas que en el primer semestre de 2019, incluso con la pandemia?

A los científicos conservadores: ¿no se han fijado en que Bolsonaro está hecho de muggles, ese político que defienden con tanto compromiso? Si quisiera implantar el medicamento, y no solo tontear, habría designado a uno de ustedes, con un curriculum vitae, al Ministerio de Salud, donde podría apoyar, con argumentos reales y científicos, el uso. En lugar de llamarlos, organiza reuniones con un partidario que aboga por el azufre para la curación.

A los médicos que no prescriben: para diferenciarse y afirmar que es un mejor profesional, da golpes en el pecho y dice que sigue la "evidencia científica", como si no existiera. ¿Qué vas a hacer con tu conciencia después de la muerte de un paciente que ordenó los medicamentos, negaste dar una clase sobre tu ética científica, y luego vino la "confirmación", incluso con todas las pruebas frente a ti durante mucho tiempo, que niegas haberlos visto?

¿Por qué escribí este artículo?

Estudié el tema hasta el agotamiento. Me preguntaba si debería tomar estos medicamentos si contraigo virus. Mi decisión está tomada: si tomo COVID-19, busco a los médicos para que me receten el protocolo de Didier Raoult. Agregaré zinc.

No creo en las coincidencias. No quiero su opinión, ya la tengo. Si el primero se niega, les advertiré que iré de oficina en oficina, esparciendo el virus, hasta que encuentre un médico que me recete.

La idea de escribir es explicar todo lo que sé a mis amigos y familiares, para que si lo contraen no tengan más miedo a la medicación que a la enfermedad.

Y lo publico públicamente porque quiero que estos medicamentos estén disponibles en todos los centros de salud, como una verdadera política pública, para que los amigos sin dinero también tengan acceso.

Y escribí por el bien de la ética. Dejo las fake news a la extrema derecha. Esa etiqueta es de ellos. No voy a ser parte de un engranaje que envía noticias de que las personas pueden quedarse ciegas si toman estos medicamentos.

No colaboraré con las fake news solo porque es una idea defendida por aquellos a los que quiero eliminar de la política. Antes de salvar a la gente, resolvimos esta imbecilidad colectiva que se apoderó del gobierno.

La democracia en Brasil muere de vez en cuando. El STF - Tribunal Federal Superior, está en constante amenaza debido al bolsonarismo, que pretende protegerse de las investigaciones. Los ministros quieren arrestar a los jueces. El ejecutivo alienta protestas por el cierre de la corte. Solo unos pocos sin cerebro participan en estas protestas. Ahora las entidades activan el STF, usando "ciencia", para detener la hidroxicloroquina.

En los EE. UU., Deben mantener la narrativa de que el medicamento no funciona durante solo unos meses. Quizás puedan. Aquí, nuestra próxima elección será en 2022.

Este STF es malo y se lavó las manos durante el golpe de estado de 2016. Entonces crearon pequeños monstruos. Pero es lo que tenemos hoy para protegernos del autoritarismo. Sin ellos, sería peor.

Si el STF toma la acción para suspender la medicación, y luego vendrá la "confirmación" de efectividad, el bolsonarismo tendrá un discurso fácil contra la corte. "El STF eligió matar gente", dirán con facilidad.

No serán solo 200 o 300 personas las que quieran cerrar la cancha. Habrá miles de zombis queriendo prender fuego al edificio y hambrientos de los cerebros de los jueces. No deseo ver ni el STF ni la ciencia brasileña despreciada.

Duda: ¿esta acción también tiene como objetivo detener el 90% de los medicamentos cardiológicos que nunca se han sometido a un RTC (ensayo controlado aleatorio)?

Si algún idiota llegó hasta aquí y todavía piensa que soy bolsonarista

Demuestro que no lo soy. Inmediatamente después del golpe de Estado del 16, hice una película para el Festival Nacional del Nanómetro. (hasta 45 segundos). Fue una película política. Denuncié el neoliberalismo. Esta película fue premiada. Luego fue seleccionado para exhibirse en festivales en Francia, Portugal y Estados Unidos. YouTube no acepta cambiar un archivo o la fecha de publicación. Mire aquí y vea la fecha de publicación.

Al año siguiente, hice otro. La idea era denunciar a Bolsonaro ante el mundo. Este también fue seleccionado para festivales en Europa y Estados Unidos. Míralo aquí.


Trad y encuadre: CARP

No hay comentarios: